La increíble fantasia y su actualidad, su origen y su concepto.



La fantasía y la necesidad de rehacer nuestras historias de origen

Dejadas a su suerte, la gente rehacen sus historias de origen cada escasas generaciones para ajustarse a las circunstancias actuales. una vez que nuestras historias se establecieron de una manera que hizo difícil volver a visitarlas para diferentes propósitos, algunos de nosotros nos volvimos a contar diferentes tipos de historias, algunos para fingir nuevas historias de origen, y luego una generación entera a las fantasías de origen - Tolkien, Lovecraft, Peake, Eddison, Dunsany, Mirrlees, Anderson, etcétera. desde entonces, la fantasía ha estado volviendo a contar y reinventando sus historias para nuestros propios propósitos cambiantes, porque eso es lo que la gente hace, lo que la gente requiere llevar a cabo. Si no lo hacen, tienden a volverse un poco locos. Patrick Nielsen Hayden y yo pusimos esta teoría juntos a lo largo de la cena en Boskone, y sí, hubo alcohol implicado. The Discovery of France: A Historical Geography From the Revolution to the First World War (2007) de Graham Robb es un libro sobre las incontables subculturas diminutas de la Francia premoderna, y cuán salvajemente distintas eran hasta recientemente. Discute la manera en que muchas de estas pequeñas culturas modificaron sus historias de origen cada escasas generaciones, sin ser verdaderamente conscientes de ello: La historia en el sentido usual tiene muy poco que ver con ella. En el Tarn,' los romanos' se confundían extensamente con' los ingleses', y en partes de Auvernia se hablaba de' le bon César', sin saber que "el buen César" había torturado y masacrado a sus ancestros galeses. otros conjuntos -el pueblo de Sens, los pobladores de las marismas de Poitou y la vivienda real de Savoy- fueron más lejos y remontaron sus raíces a tribus galas que jamás se habían rendido a los romanos. Aunque esta era una tradición oral, era improbable que la tradición fuese muy vieja. Los cuentos locales raramente se remontan a más de dos o tres generaciones. Las leyendas de pueblos y aldeas tenían una calidad rústica y casera, muy diferente del rico patrimonio erudito que más tarde se concedió a la Francia provincial. la mayor parte de la información histórica suministrada por las modernas oficinas de turismo sería irreconocible para los nativos de los siglos XVIII y XIX. después de una expedición de cuatro años a Bretaña, un folklorista regresó a París en 1881 para reportar -sin duda a la decepción de los románticos fanáticos de la neblinosa península- que ningún campesino bretón había escuchado comentar de los bardos o druidas. En 1760, James McPherson fingió un extenso poema épico de estilo pseudo-céltico. Ossian se volvió muy habitual. Era muchísimo más atractivo en el siglo XVIII que la poesía celta actual, porque era mucho más a su gusto. Esto me parece relacionado con la forma en que a menudo es más simple para el trabajo de alguien en un grupo mayoritario que redacta sobre un grupo minoritario apelar a la mayoría, que para el trabajo que sale de manera directa del grupo minoritario. la multitud disfruta de la cantidad justa de extrañeza, y la autenticidad es a menudo demasiado extraña. Ossian facilitó un puente para los que leen del siglo XVIII hacia los autenticos celtas, aunque en esta jornada se ve tan claro que es complicado creer que alguien pudiera haber creído que era real. Además de McPherson en Escocia, también estaba Iolo Morgannwg, el anticuario y falsificador galés, que ha confundido irrevocablemente todo el campo de las becas. a lo largo del siglo XIX (e incluso más recientemente) aqui hubo gente en Gales que fingió no sólo falsificando documentos sino además sitios arqueológicos enteros. ¿Estaban realizando esto porque necesitaban escribir de nuevo sus historias de origen, pero con sus historias de origen escritas y ya bastante fijas para alterarlas? Nuestros mitos, nuestras leyendas, no son necesariamente verdaderas, pero son realmente necesarias. tienen que ver con la forma en que interpretamos el planeta y nuestro lugar en él. Las historias de origen, y a lo mejor también los cuentos de hadas, pueden ser la historia que necesitas que sean, si puedes cambiarlas. Hace un tiempo estuve involucrado en una controversia sobre los cuentos de Arturo, donde bromeaba diciendo que nadie los actualiza al presente. Nadie cuenta la historia del general Douglas MacArthur como Arthur. Nadie dice que cuando Cromwell dejó Irlanda había matado a todos excepto a siete mujeres embarazadas escondidas en una cueva. Hay otros tipos de historias de origen. Las historias que contamos acerca de cómo vivía la gente paleolítica son una sola. En los años cincuenta, el pueblo paleolítico vivía en familias nucleares con un padre cazador que traía comida a una madre que cocinaba y cuidaba de los niños. En los años sesenta, habitaban grupos más importantes y comunes, con frecuentes festivales de arte, música y sexo. En los años setenta se empezó a ver la contribución de las mujeres por medio del encuentro. En los ochenta, oímos hablar del macho alfa con un harén expulsando a los otros machos. En la década de los noventa, escuchamos cómo los otros machos más frikis regresaban mientras el alfa se encontraba fuera de caza e impregnaba a las hembras. En la más reciente década comenzamos a escuchar lo ventajoso que era para los cavernícolas tener tíos gays. No es que ninguna de estas historias sean verdaderas o falsas, es la forma en que las contamos. creo que lo mismo puede decirse de las historias del origen del universo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *